DESCOBREIX L’ANTIC MONESTIR

La iglesia

La iglesia del antiguo monasterio de Sant Pau del Camp es un ejemplo único en Barcelona de arquitectura románica del siglo XII. Las primeras advocaciones que documentamos son las de San Pablo, Santiago y San Nicolás. Las reliquias de san Galderic (s.IX), patrón histórico del campesinado en Cataluña, aún se conservan en el interior.

Se trata de un templo de una sola nave, transepto con un ábside central y dos absidiolos laterales. El crucero se cierra con una cúpula semiesférica, con cuatro ojos de buey en el tambor.

El interior es desnudo en ornamentación debido a la huella que dejaron, principalmente, la Semana Trágica (1909) y la Guerra Civil Española (1936-1939). Salvo los arcos ciegos que pueden verse en los laterales de la nave (rehechos siguiendo el modelo arquitectónico original) y que conforman una excepción notable en la decoración interior de un templo románico, el sillar bien cortado es lo que destaca en el pequeño templo.

En cuanto a la decoración exterior hay que destacar los ábsides y la portada que da acceso a la iglesia. Ésta contiene elementos esculpidos de época tardoantigua y representa un ejemplo muy peculiar en el contexto de la arquitectura románica.

La sala capitular

Es una sala de medidas reducidas donde los monjes de la comunidad se reunían semanalmente para leer, escuchar y debatir la regla de san Benito. En este espacio se celebraron la mayoría de capítulos de la Congregación Claustral de la Tarraconense, que reunía los representantes de la orden de San Benito de Cataluña, Aragón, Navarra y La Rioja. Esta institución se extinguió con el proceso de exclaustración de 1835 y la sala estuvo en desuso hasta 1908, cuando se inauguró como capilla del Santísimo -función que seguirá teniendo durante buena parte del siglo XX.

Aunque conserva la fachada gótica de principios del siglo XIV, este espacio ha perdido su distribución original ya que, actualmente, hace de nexo entre la iglesia y el claustro. Dentro se expone la lápida sepulcral de Guifré II (874-911), un bloque pétreo de origen romano reutilizado en el siglo X para guardar los despojos condales.

El claustro

El claustro de Sant Pau del Camp es probablemente el espacio arquitectónico más interesante de todo el conjunto conservado. Es singular en el contexto del románico europeo por la solución de sus arcos polilobulados, pudiéndose datar en el siglo XIII. Estos arcos descansan sobre columnas geminadas, todas ellas coronadas por cuarenta y ocho capiteles exquisitamente decorados, ejemplos significativos del panorama escultórico barcelonés en el siglo XIII.

La mayoría representan temas vegetales, algunos narran escenas figurativas de animales, monstruos y seres híbridos luchando contra caballeros armados. Los dos únicos capiteles con episodios bíblicos son los de la Caída de Adán y Eva y el del Castigo del pecado de la Lujuria, ambos en el ángulo suroccidental del claustro.

El claustro es el espacio vertebrador del recinto, desde aquí se tenía acceso a todas las dependencias monásticas y, de hecho, todavía se pueden apreciar algunas de las entradas en las diferentes galerías.

HORARI PER VISITAR EL MONESTIR

De dilluns a dissabte de 10h a 13h i de 15h a 18h
Diumenges de 10h a 13h
Fins el 15 de setembre de 2019

VER VISITAS
HORARIS DE CULTE A L’ESTIU

Misses:
Dissabtes a les 20h (Castellà)
Diumenges a les 12h (Català)
Fins el 15 de setembre de 2019

VER TODOS LOS HORARIOS