El Gobierno de la Generalitat de Cataluña se refugia en Sant Pau del Camp durante la Guerra de Sucesión hasta la capitulación final de la ciudad